Consejos para proteger y mantener pisos de mármol

    Show all

    Consejos para proteger y mantener pisos de mármol

    El mármol es conocido como un material noble y resistente presente en muchos hogares, ya sea como parte del mobiliario o como revestimiento de superficies. Sin embargo, la elegancia y belleza que aporta pueden verse opacadas por la suciedad o el contacto con elementos abrasivos.

    Afortunadamente, existen unos sencillos trucos que pueden aplicarse para recuperar y mantener el antiguo esplendor de estos suelos, sin necesidad de recurrir a una compañía de limpieza ni incurrir en inversiones costosas.

    Consejos para proteger y mantener pisos de mármol

    En primer lugar, el hecho de llevar adelante un trabajo de limpieza periódica es una buena medida para mantener al piso de mármol libre del polvo. Para ello, puede ser suficiente una labor de barrido y aspirado, aunque para la primera tarea es importante hacerlo con un escobillón de cerdas suaves.

    También se puede dar el caso de que la porosidad del piso o el tipo de suciedad instalada en éste requieran su lavado, debiendo utilizarse para ello un paño o una esponja suave apenas húmedos y un limpiador especial para superficies de mármol, que puede adquirirse en supermercados o en tiendas de artículos de limpieza.

    En ningún caso deben utilizarse como alternativa productos comerciales que no sean específicamente para limpiar mármoles. Esto se debe a que tales limpiadores suelen contener elementos ácidos que pueden opacar el piso o provocar un daño peor. Por eso es importante leer bien las etiquetas para no tener que lamentar errores.

    Si el suelo de mármol se ve con parches de suciedad que necesiten una limpieza más profunda, no se debe usar cepillos y otros elementos abrasivos. En su lugar, es aconsejable aplicar sobre la superficie una mezcla de vinagre y agua en partes iguales con un rociador, y luego pasar con fuerza un trapo de piso o una mopa humedecidos con agua tibia.

    En caso de manchas rebeldes provocadas por el derrame accidental de líquidos de origen orgánico, se puede recurrir al uso de agua oxigenada (en pocas cantidades) para luego frotar la zona con un algodón hasta que aquellas desaparezcan.

    Las uniones entre las placas de mármol y las paredes suelen ser sitios en los que la suciedad se acumula en gran medida, debido a posibles desniveles o a pequeñas separaciones que pudieran existir entre ambos planos. En ese caso, es mejor utilizar un viejo cepillo de dientes suave o medio, humedecerlo con agua caliente y agregarle detergente neutro, para luego cepillar entre las juntas para acabar con esas delgadas acumulaciones de mugre y bacterias.

    Para devolverle el brillo original al piso de mármol, se puede aplicar una cera incolora específica, pero esta práctica de rejuvenecimiento del material no es recomendable para superficies blancas o muy claras, ya que una aplicación excesiva del producto puede dejarlas amarillentas.

    Tampoco es bueno aplicar ceras genéricas, que en el mejor de los casos sólo terminan formando una capa grasosa sobre el suelo, consiguiendo un resultado contrario al deseado, además de crear una verdadera trampa resbaladiza para quienes transiten por la zona. En todo caso, para adquirir el producto de pulido más adecuado, es mejor recurrir al asesoramiento de un especialista.

     

    Fuente: http://www.albaniles.org

    Comments are closed.